ASESINANDO A MI MADRE - NOPOEMAS VIOLENTOS


Para Morgana (que sacó mi poesía del silencio)

poema  1


Debería comenzar con una foto del rostro de mi madre.

Comenzar con aquellos parecidos
que nos diferenciaron.

Empezar por los ojos
a los que nos miramos para odiarnos por siempre
o por el gesto avaro de la boca
en eterno repudio.

Dicen que era bonita como una bruja mala
y que yo tengo la acidez de pupila
–como un ojo agresivo de águila maltrecha–
que esgrimía mi madre.

Tenía esta negrura inverosímil
de camino olvidado
y la inclemencia abrupta de los sismos
sobre una aldea mansa.

Mi madre quedaba sólo en las tormentas
que destruyen la mies
aguan el vino
y pudren las pezuñas del animal de granja.

Era un cuento de miedo bien contado
para este hijo que parió en la niebla.





 poema 2


Te dedico mis traumas

esos mismos
que me impiden querer a otras mujeres
como ellas merecen ser queridas.

O el no quererme a mí, sin ir más lejos.

Me apasionan las tetas de las minas.
También te debo eso.
Este gusto violento por masticar pezones
y marcar con los dientes la carne apetecible
sin el sabor a leche
sin el olor a madre
sin el calor ni el gozo.

Este desquerimiento de lo cálido,
esta honradez que tiene el touch and go
esta poca paciencia con la simpleza de lo femenino.
Este machismo,
esta petulancia,
esta zozobra en mí
y este silencio de vegetal maduro
que se seca de pie
sin semillar.

Al final te debo tantas cosas
como las que se deben a una madre.




 poema 3

El día de los miedos no te vi.

No te vi en la alegría ni en la luz
ni en la paz ni en la risa
ni en el llanto
porque del llanto te borró mi lágrima
para que no estuvieras.

¿Qué recuerdo?

Nada. No recuerdo.

A veces un olor a pescadería sucia
o a sábana sudada
o a animal de pelo
o a baño
llega como se va,
sin decir nada
que quede en el re-cuerdo
en que me he convertido.

Alguna vez dijiste que yo era un chico fuerte.
Es un pendejo fuerte
no hay que tenerle lástima.

Tampoco amor, parece.





 poema 4

Mi abuelo Gav no hablaba de mi madre.

Tampoco hablaba de la que tampoco fue mi abuela.

Las había olvidado como a una cosa rota
en el tacho de lo descartable.

A él me parezco mucho desde la planta al gesto
como un eco de piedra
invulnerable.

Mi abuelo Gav y yo hicimos una dupla de Gabrieles
que enfrentaban la piel de la miseria
desde la asfixia de sus oquedades.

Hacíamos silencio
para no lastimar con nuestro vidrios rotos
la ceguera del alma
y dejábamos
–siempre para después–
la confesión de ausencia.

Mi abuelo Gav y yo:
gesto soldado,
camaradas de armas del “te olvido”.






 poema 5

La cama no era ancha y olía a piel

y a pelo oscuro y amplio
y a cuerpo de animal que espera insomne
y a sudor
y a saliva y jadeo.

La cama no era ancha. Estaba sucia
de dejadez y asco,
de una pringosa ausencia de esperanza,
de chocolates y desodorante,
de roce copular
y de vacío.

Cómo nunca supiste de mí nada,
tampoco sabés que yo iba ahí.

Me tiraba de boca como en un mar inhóspito
y refregaba en esas olas pútridas
el ansia del olfato
las mejillas de las cachetadas
el labio de lo mudo
y la necesidad

esa necesidad por importarte.

Le prestaba a todos tus olores
mi tan pequeño olor desamparado.

Pero no lo notaste.


poema 6

Lo voz de mis hermanos era el llanto.

Era un llanto sin forma, todo llanto
todo quejido
todo hecho con niños que berrean.

Era un llanto del hambre y de la sed.
Un llanto oculto
frágil
disociado.

Moco y saliva y llanto, pis y caca
en un espacio incómodo y sin nadie
para satisfacer
esa exigencia húmeda, primaria.

La voz de mis hermanos
era ese llanto roto con que las tripas crujen
y los dientes esperan un mordisco de pan
o un sorbo de matecocido.

La voz de mis hermanos era un llanto reducto
involutivo
que gemía en todos los rincones
desvelando la mugre y las arañas.

¿Por qué estabas tan sorda, me pregunto?

No llorés vos también, gritaste un día.
Y yo no lloré más, de nunca más, se entiende.




poema 7


Seguramente ahora
que soy alto y atlético y tengo
esta pinta de gangster
este lomo de Rocky
y esta actitud de Rambo patotero
te gustaría yo.

Te gustaría mi sonrisa de animal de mordisco
y mis ojos serenos al acecho
y mis manos que pegan o construyen
y mi silencio amargo de tipo que no cede.

Harías tus escenas de zoológico como la mona Chita,
frente a un macho Tarzán
de esos que usaste
para llenar de hijos –de nadie– la cocina
sin madre
y la mesa
sin madre
y la vida
 sin madre
y tus orgasmos en la oscuridad.

Te acostarías conmigo exhibiendo tus ancas fabulosas
de ampulosa mujer renacentista
y tus pechos rechonchos de áspera polaca
y tu temple de puta
enamorada siempre de tipos insufribles como yo.

Estoy seguro. Ahora me amarías
hasta perder la vida entre mis manos.



poema 8

¿Qué había en el dolor?

¿Cuál era el artilugio que te agotaba el gesto de mujer
y te volvía esa muñeca víbora?

A veces me pregunto si
–como la mía–
tu vida no era otra cosa que un reproche agresivo
al que había sellado el desamparo.

El desamor te vuelve impenitente
ya sea porque vas de eterno huérfano
haciendo de mendigo
o porque como yo te ponés ácido
como una cosa a la que ganó el moho
e intoxica a cualquiera que la acerca su lengua
con el raro placer de lo querible.

Heredé esa toxicidad de tus efluvios
y esa toxicidad de tus ausencias
y esa toxicidad de lo irredento
que mastica su mundo de enemigos.
Esa faceta de lo imperdonable
y esa dureza de lo despreciado.

La casta del veneno
que obliga a no querer
a nadie que nos quiera.




 poema 9

El por qué terminé siendo judío
sigue siendo una incógnita

porque de madre judía tenías poco
y sin embargo
conseguiste un mohel.

¿Qué te pasó esa vez por la cabeza?

¿Crearme más problemas para encajar la vida?
¿Donar otro expulsado de las cosas
a las causas con diáspora?
¿Dejar alguna herencia de tu paso
por el mundo feliz del ateísmo?
¿Contrarrestarle a D.os otro demonio
que te nació deprisa y a destiempo
en tu vientre tan joven de súcubo alienado?

Tu primer hijo, un diablo hecho y derecho,
que te busca en las sombras
como a un poco de espanto
en el infierno que le construiste
para guardarlo solo
como a un perro Cerbero que iba a morder tu aliento.

Igual te lo agradezco y debe ser lo único
que realmente hiciste bien por mí.




poema 10 

Yo no sé si reía.

Dudo sinceramente de que mi madre riera alguna vez.

Siempre estaba violenta
como un juguete roto que se desarticula
y cuelga desarmado de sí mismo.

Dudo de que haya sido niña o mujer buena
o hija de su madre y de su padre
o que haya hecho también su Bat Mitzvâ
o en Janucâ encendido nueve velas 
o algo
algo normal de todas esas cosas que hace la gente buena.

Dudo de que llorara aunque la vi llorar
con un lamento de laguna en sombra
desnuda como un cuerpo desarmado y desnudo
con alas de lechuza hechas completamente de cabello.

Lloraba como un mico que sisea
o como algo que se va muriendo, impertinente
y desacomodado de artificios.

Me gritó que me fuera y yo me fui
porque no le servía para nada.




 poema 11


Era una rata triste
en el margen de un gato fabuloso.

Una rata con rabia en un agujerito
en el que no había luz.

Me asomaba a la borda de la vida
y la zarpa del gato me cruzaba los ojos
y me dejaba ciego
roto
abierto en un montón de partes
desarmadas.

Volvía al agujero y me pegaba la carne con saliva
y con mocos muy largos y filantes
que sabían a herrumbre.

La gata ronroneaba en los espacios
en los que mi pequeñez no se veía.

Ronroneaba feliz y gorda gata
en que la luna llueve un regadío de semen
y de besos mojados en alcohol.

Mi madre gata madrederatones
festejaba desnuda de fetiches
con su prole macabra y desnutrida.

Le gustaba el olor de las frituras
y la pizza sin queso.

Yo los odio.



poema XII



Yo tuve un solo padre. No diez padres.

Yo tuve un solo padre al que no me parezco
porque honrando desgracias
me parezco a mi madre.

Yo tuve un solo padre al que llamar mi padre
y no cuarenta hombres de olores desgraciados
que llegaran llamándose a sí mismos
los machos de mi madre.

Yo tuve un solo padre
mal que le pesó a ella
que no llamara padre más que a él
y no aceptara gente sustituta
que duraba una noche o cuatro días
o veintidós orgasmos
o una curda.

Yo no me doblegué a llamar mi padre
a ninguno de todos mis padrastros
ni tampoco padrastros
a ninguno de todos esos hombres hambrientos
-solitarios y hambrientos como yo-
que buscan sus madres en mi madre.

Éramos una colección de perros guachos
tras los favores de una sola hembra
armando una jauría que se odiaba.



poema XIII

Ya se nace cruel, decía mi abuelo
revisando sus viejas pertenencias.

Ya se nace cruel y temerario
ya se nace valiente
ya se nace
como uno se comporta frente a la adversidad.

Se nace amargo o se nace crudo,
se nace voluntario o mojigato.
Ya se nace llorón, se nace estoico,
se nace cerdo o se nace noble.

Luego uno se acomoda al avatar intenso de vivir.

Se nace intenso también. Se nace solo.
Se nace olvidadizo o memorioso.

Luego de decir eso, me miraba con sus ojos lacustres:

pero es inevitable nacer niño
y todo niño debe tener madre
para ser un buen hombre
murmuraba

y después se abrigaba en su silencio.

Con mi abuelo Gavriel todo eran códigos
aprendidos después de la inclemencia.



poema XIV

Aprender a decir lo que siente se llama honestidad.

Aprender a poner las cosas claras
y llamar odio al odio
y pan al pan
es hacer de uno mismo, realmente.

Era una puta, no una hija de puta, sino una puta
a secas.
Mi madre era una puta
que descriaba indefensos espejitos
dentro de su desordenado puterío.

Cuatro hermanos de padres diferentes
como cuatro distintas mansedumbres,
como cuatro especímenes de un arca
destinada a la ruina del naufragio.

Cuatro cosas al viento. Cuatro bichos.
Cuatro cucarachitas. Cuatro nadas.
Cuatro grillos sin voz.
Cuatro esperpentos.
Cuatro minusvalías.
Cuatro niños.

Y mi madre una puta hija de puta
que nos volvió la vida una putada.





 poema XV

Ya no te pego más.

Ya no me importa esta destilería de veneno
ni este gesto tardío
ni esta bronca que no conduce a nada más que a vos.

Un día decidí que estabas muerta
y tuve una erección.

Te ahogué con esputos la boca traidora,
la lengua mentirosa,
la percepción extraña del amor
que tenían tus juegos de violencia.

Fui yo. No me arrepiento
ni me arrepentiré ni aún en mil años.
Fui yo el que lo mató
con esta puntería de soldado
y con esta soledad de los vejámenes
que cobran su venganza desde el morbo.

Te lo maté ¿y qué? ¿Se perdió algo
más que mis nueve años
y mi vida
y mi hasta entonces ínfima inocencia
que chapaleaba en mierda a toda costa?

Te lo maté. Te lo maté a secas,
como si te matara sin matarte y me matara yo.
Cuenta saldada. Te cobré en especias
la vida que me diste.





poema XVI


En el Reformatorio no me visitó nunca.

Me tiró ahí como a una porquería en un depósito
de niños como yo.

Un niño problemático, un animal del miedo,
semilla de una bestia
con perfil psicopático

seguramente en un futuro próximo
un asesino a sueldo
que
tarde o temprano
se empapará de vicios marginales
y les rendirá culto.

Un niño con problemas que tiene un problemita
que se llama mamá.

Pero esas cosas al juez no le interesan
ni siquiera
ahora en que me usa para cazar malandras.



poema final

¿Qué parte no se entiende
de esta anestesia sórdida de afectos?

¿Qué parte no se entiende de mis manos
en las que la caricia se destempla
con tan solo intentarla?

¿Qué parte,
de estos ojos de buitre
que han olvidado el don de conmoverse?

¿Qué, de mi corazón de cien fronteras
y de cien armas de destrucción masiva
y cien murallas?

¿Qué parte no se entiende de mis odios
y de mis resquemores
y de todos mis dulces desaliños
con que juego a ser bueno para nadie?

¿Qué parte no se entiende de mi sombra?
¿Qué parte no se entiende de mis huecos
y de mis sepulturas
y de mis negaciones y mis negociaciones?

Me he vuelto un animal inapetente
de escenas de mujer.

Me alcanza con dos tetas y una concha
para quedarme dormido como un niño.


Chocolate bombón